Así Es Cómo Sanidad Recopila Información De Los Trabajadores De La Ribera

No se sabe cuál será la operación millonaria de este año entre compañías del sector tecnológico, ni qué tipo de características mejorarán los productos estrella que tienen guardados en la recámara los principales fabricantes. Tampoco se puede saber a ciencia cierta si Bitcoin continuará marcando cotas de valor históricas, si la neutralidad de la red podrá salvarse o si Firefox conseguirá recuperar, de la mano de Firefox Quantum, mucho o poco del terreno perdido en el mercado de navegadores.

Pero sí se pueden hacer

predicciones para este 2018 que apenas está dando sus primeros pasos. Unas predicciones que al cabo de doce meses habrá que contrastar.

La consulta

Gartner publica cada año una lista con las tendencias tecnológicas estratégicas que cree que marcarán el devenir de las organizaciones. Para este 2018 tiene claro que se invertirá en inteligencia artificial (IA), capaz de ayudar al hombre en su día a día y no solo de robarle puestos de trabajo, como teme parte de la fuerza laboral actual. También apuesta por el poder de las plataformas conversacionales en plena era digital y por el despliegue de experiencias inmersivas vía realidad virtual y realidad aumentada. A estoy hay que añadir los fenómenos de las cosas inteligentes, del gemelo digital, de blockchain, de la confianza y el riesgo adaptativo continuo, de cloud to the edge y de event driven.

En lo que se refiere a números concretos, Gartner estima, por ejemplo, que el gasto de TI global aumentará este año en unos 200.000 millones de dólares hasta los 3,7 billones. El gasto en seguridad debería superar los 96.000 millones. Y los envíos de dispositivos como ordenadores, tabletas y smartphones crecerán un 2 %, su mayor incremento interanual desde 2015, hasta los 2.350 millones de unidades.

Por su parte,

IDC cree que el gasto combinado de las áreas de realidad virtual y realidad aumentada, dos realidades sobre las que deberíamos escuchar mucho a lo largo de 2018, alcanzará los 17.800 millones de dólares. Mientras, internet de las cosas (IoT), otro fenómeno tecnológico que no se puede perder de vista, moverá alrededor de 772.000 millones. IDC espera que tres cuartas partes de los CIOs prioricen durante estos meses cosas como el engagement, la monetización de datos y el negocio digital. Y prácticamente la misma cifra, un 70 %, debería acabar llevando la agilidad al siguiente nivel, con pensamiento creativo y DevOps.

También se manejan datos a menor escala. IDC Research España, que valora el papel de la ultramovilidad y la virtualización del puesto de trabajo en un momento en el que las necesidades de los trabajadores ya no son lo que eran, asegura que “en 2018, el 75 % de las iniciativas digitales en España estarán colideradas por departamentos de TI y las líneas de negocio”.

Los robots buscan su sitio

La movilidad marcará también la realidad de los consumidores, que buscarán relacionarse con los dispositivos utilizando su cuerpo como interfaz de usuario. Así lo determina

Ericsson, que se refiere al lenguaje corporal, la entonación, la expresión facial o el tacto como medios de interacción. El director de Investigación del Ericsson ConsumerLab, Michael Björn, ve posible “un futuro en el que los dispositivos no tengan botones ni interruptores, ni necesiten estar controlados digitalmente con el smartphone. De hecho”, remarca, “este será un cambio necesario, pues sería difícil que las personas aprendan una nueva interfaz de usuario para cada dispositivo que se conecte al internet de las cosas”.

“Hoy en día tenemos que conocer todos los entresijos de los dispositivos que usamos. En cambio, en el futuro serán los dispositivos los que te conocerán a ti”, añade Björn. “Para hacer esto realidad, los dispositivos han de ser capaces de transmitir datos complejos de interacción humana al procesamiento en la nube, y responder de manera intuitiva en milisegundos, incrementando las necesidades de conectividad de la siguiente generación”.

De ahora en adelante deberíamos caminar hacia la audición aumentada con auriculares capaces de traducir idiomas en tiempo real, unos anuncios inteligentes que sustituirán a los propios productos, redes sociales en directo, fotografías en las que la gente se podrá adentrar, la energía móvil y carreteras en el aire para drones y vehículos que vuelan. Ericsson incluye en su lista de tendencias las comunicaciones fantasma, una sociedad cada vez más ociosa gracias a la incorporación laboral de los robots y una mezcla de expertos instantáneos y de novatos perpetuos gracias, y a causa de, la tecnología.

Que la automatización y la tecnología transformarán la experiencia de los trabajadores es algo que dan por hecho más compañías, como

Avanade. “Las organizaciones necesitan crear una estrategia de adopción digital con herramientas personalizadas de productividad y comunicación para apoyar y aumentar el funcionamiento del empleado”, en opinión de Corine Vives, directora general de Avanade España. “Esto puede conducir a una forma de trabajo más productiva y social, a una experiencia de usuario más atractiva, a una mayor capacidad de atraer y retener a los mejores talentos y mucho más, todo lo cual apunta a un mayor compromiso y eficiencia de los empleados”.

Para Avanade “2018 será el año de la voz”, con los asistentes virtuales trasladándose a la oficina. Por otro lado, se espera un enriquecimiento de las experiencias digitales en las tiendas físicas y en los comercios online, ya que los retailers serán capaces de experimentar con las bondades de los propios asistentes virtuales, de los chatbots y, cómo no, de la realidad virtual y la realidad aumentada para ciertas necesidades como las pruebas de ropa.

Sin salir del campo de la moda, y con motivo de la campaña I Am What I Do de

Huawei, TailorItaly vaticina asimismo compras más personalizadas, entre otras cosas por las contribuciones de la inteligencia artificial. Social Chain habla de redes sociales inmersivas tan realistas como la vida misma, que dejarán de ser un fenómeno cibernético. Mientras, hombres y máquinas entablarán una relación simbiótica, de acuerdo con la firma de consultoría Hy.am. La explosión del internet de las cosas y los wearables revolucionará la forma de producir alimentos y de comerlos, según InFarm. Y, más allá de los alimentos ecológicos pero sin dejar la naturaleza, las tecnologías de última generación deberían servir para usar los recursos naturales de forma ética, en base a lo pronosticado por WOODOO, que defiende la configuración de “la era de las tecnologías limpias”.

La propia Huawei tiene su visión sobre lo que será importante en 2018 en tecnología. Y eso es el fin del smartphone y el inicio de unos intelligent phones que fomenten interacciones proactivas, posibilitando lo que parecía imposible y, en definitiva, simplificando la vida. Esto gracias a la inteligencia artificial. “La inteligencia artificial está contribuyendo a hacer de nuestros smartphones compañeros más próximos que nunca”, comenta Peter Gauden, responsable y director de marketing de productos a nivel global para Huawei, “permitiéndoles predecir con acierto qué queremos hacer y cuándo y ofreciéndonos exactamente la información y experiencias que buscamos, en el momento indicado”.

“Durante este año, la industria de la IA continuará evolucionando y logrará grandes avances”, sostiene sobre este tema Kriti Sharma, vicepresidenta de Bots e Inteligencia Artificial de

Sage. “Más personas se familiarizarán con los matices y complejidades de esta tecnología y las aplicaciones de la IA continuarán aumentando”, dice Sharma. Se debería priorizar problemas grandes y pasar de la apariencia humana. “Externamente, se presionará a la industria de la IA para que asuma la responsabilidad de aumentar su transparencia y rendición de cuentas” y “multitud de compañías y asociaciones” privadas o públicas van a abrazar esta industria. Los resultados llegarán, para Sage, al combinar máquinas y humanos.

RGPD, datos… y más datos

En mayo comenzará a aplicarse el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea. Y esto, forzosamente, traerá consecuencias. A día de hoy, “muchas empresas siguen sin saber cómo lograr el cumplimiento del RGPD. En particular, existe confusión sobre los requisitos relacionados con el uso de la nube y la seguridad de los datos en la nube”, advierte Eduard Meelhuysen, director de

Bitglass en EMEA. “Cumplir estos estrictos requisitos será un desafío para las empresas que no estén preparadas, y las primeras sanciones económicas en virtud de la nueva ley harán que les entre prisa por lograr su cumplimiento. Una o más de las compañías que no lo hagan pueden ir a la bancarrota debido a las fuertes sanciones que prevé el RGPD”, apunta.

OVH también nombra al RGPD entre sus tendencias para 2018, como oportunidad de transparencia y confianza. Esta empresa de cloud considera que la normativa permitirá innovar en infraestructuras y que “la eliminación de restricciones a la circulación transfronteriza de datos traerá crecimiento económico y creación de empleo”. A mayores, este Reglamento tiene potencial para acabar como “estándar de facto” si, para simplificar tareas, las empresas deciden acabar aplicándolo “sin importar que los datos personales no pertenezcan a ciudadanos de Europa”.

En segundo lugar, OVH espera una “explosión de datos” de la mano de Big Data, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, en áreas como la automoción, el retail, las finanzas o la medicina. Esto exigirá mucho almacenamiento y “procesadores especializados y entornos flexibles que permitan la escalabilidad y la convergencia de sistemas”. Otras de sus predicciones implican a la nube y la seguridad. “La tendencia para 2018 debería pasar por entornos abiertos y multicloud”, determina su sales team leader Antonio Pizarro. “El sector cloud tiene que ser necesariamente interoperable y reversible”. El auge de IoT, por otro lado, obligará a distinguir entre ataques DDoS y datos de los sensores. Pizarro explica que “el hecho de que cada vez haya más objetos conectados a la red mundial implica que crezca el número de sistemas vulnerables”.

Y que crezcan los datos. Estos datos implicarán cinco grandes cambios para los CTOs o directores de tecnología de las empresas para este 2018, según

NetApp. Así, “los datos se convierten en unos elementos conscientes de sí mismos”, mientras que “las máquinas virtuales se convierten en máquinas de ‘carpool’”, dice. NetApp también vaticina que “la cantidad de datos crecerá más rápido que la capacidad para transportarlos” siendo las propias aplicaciones y recursos de procesamiento los que irán a los datos, que “la evolución desde el ‘Big Data’ al ‘Huge Data’ exigirá nuevas arquitecturas impulsadas por unidades de estado sólido” y que ahora “emergen mecanismos descentralizados e inmutables para la gestión de los datos”, esto es, sin autoridad central como puede ser el blockchain.

NetApp describe que “los metadatos permitirán a los datos transportarse, categorizarse, analizarse y protegerse por sí mismos de forma proactiva. El flujo entre datos, aplicaciones y elementos de almacenamiento se mapeará en tiempo real y los datos proporcionarán la información exacta que necesitan los usuarios en el momento preciso que la necesiten”. Aquí entraría la posibilidad de autogobierno y los permisos de acceso, uso y compartición.

Una empresa más inteligente

Al final, todo lo que suceda en materia de datos y las innovaciones que se barajan en inteligencia artificial, básicamente, darán lugar a una empresa más potente. Parece que parte de los trabajos que existen serán ocupados por máquinas. “No obstante”, valora

OpenText, también se “favorecerá la aparición de nuevos roles motivados por la automatización de los procesos productivos”. En la industria hay la sensación de que, si las máquinas se quedan con los trabajos más mecanizados, el hombre avanzará hacia puestos más creativos.

El CEO de OpenText, Mark Barrenechea, apuesta por un mayor “interés de las organizaciones en inteligencia artificial” a lo largo de 2018, así como por un crecimiento de los coches conectados y los drones, el uso de la biotecnología para aumentar la esperanza de vida y el impacto de blockchain y de la computación cuántica en la seguridad. “Los avances relacionados con IoT llevarán la atención médica a un nivel superior”, aventura Barrenechea. “Los vehículos autónomos eliminarán los accidentes causados por errores humanos, permitiendo salvar millones de vidas” y “la toma de decisiones basadas en datos se convertirá en un estándar”.

En resumen, en 2018 todo será más inteligente: las máquinas, la cadena de producción, la empresa en general, los clientes… Pero “el mayor impacto se producirá en la fuerza de trabajo”, revela OpenText. “La Generación Z tendrá un papel protagonista en el entorno laboral. A medida que se incorporen al lugar de trabajo, traerán consigo sus hábitos, tecnología y cultura, creando nuevas oportunidades y haciendo a las empresas más inteligentes”.

¿Qué pasará con las instalaciones?

“El aumento en los volúmenes de datos, impulsado en gran medida por los dispositivos conectados, ha provocado que las empresas vuelvan a evaluar sus infraestructuras de TI para satisfacer unas exigencias cada vez mayores de los consumidores. Si bien son varias las direcciones que pueden tomar las empresas para respaldar este incremento de datos, muchos responsables informáticos están optando por acercar sus instalaciones al usuario final, o al edge”, indica entre el maremágnum de predicciones Giordano Albertazzi, presidente de

Vertiv en EMEA. “Sea cual sea la decisión que tomen las empresas” este año, comenta, “prevalecerán la velocidad y la consistencia del servicio como los elementos más importantes para los consumidores”.

Vertiv adelanta un 2018 marcado por la aparición de lo que denomina el centro de datos de cuarta generación, que se caracterizará por integrar “de forma holística las instalaciones centralizadas y el edge, convirtiendo estas nuevas arquitecturas en algo más que simples redes distribuidas”. De hecho, Vertiv considera que el mundo en general va a reaccionar hacia ese edge. También se verá cómo “los proveedores de servicios en la nube se pasan al colocation” para satisfacer demandas de capacidad y cómo se produce una “reconfiguración de la clase media” de las instalaciones.

En este sentido, “las organizaciones con varios centros de datos seguirán consolidando sus recursos informáticos internos, probablemente transfiriendo lo que puedan”, opina Vertiv, “a la vez que reducen el tamaño y aprovechan configuraciones de rápida implementación que puedan escalar”. Se esperan densidades altas, con despliegues de 15 kW por rack y hasta de 25 kW.

En términos de disponibilidad, una

Veeam Software que predice mayor riesgo por ransomware en 2018, opina que asistiremos a “un crecimiento exponencial de la replicación en cloud para realizar una migración tras error”. Así lo indica su vicepresidente de estrategia de producto, Danny Allan, que añade que “muchas empresas se darán cuenta de que los objetivos de tiempo de recuperación (RTO) dependen en gran medida de la organización y automatización de la recuperación”, por lo que ambos factores se volverán “esenciales”. Eso sí, “la automatización de la recuperación de datos no dará el paso para ser adoptada y aceptada mayoritariamente por todas las empresas en 2018”, matiza el directivo.

Este año “ya no será suficiente depender de los servicios de software como servicio (SaaS) para garantizar la privacidad del cliente ni tampoco utilizar las implantaciones de seguridad existentes para cumplir con los derechos de privacidad y propiedad de los datos”, dice Allan, así que a medida que pasen los meses “veremos una serie distintiva de controles y de visibilidad en los consejos de empresa sobre el tema del cumplimiento normativo”. Y, aunque SaaS protagonizará migraciones unidireccionales hacia la nube, las cargas de trabajo en la parte de infraestructura como servicio o IaaS combinarán la migración a cloud y desde cloud.

Finalmente, los datos volverán a dejarse notar. “En 2018 veremos un creciente interés en cómo este contenido de datos se puede trasformar en un activo que habilite el negocio”, según Danny Allan. “La investigación sobre el uso de datos para operaciones de desarrollo, la prueba con parches, los análisis de conjuntos de datos empleando el aprendizaje automático y otras técnicas emergentes nos llevarán a usar los datos para aportar valor comercial positivo en lugar de limitarse a ser una garantía en caso de resultados negativos. La habilitación de datos”, insiste el portavoz de Veeam, “impulsará el valor comercial y obligará a la empresa a reevaluar los modelos de almacenamiento”.

El cliente como referencia

En cuanto a la experiencia de los clientes,

Altitude Software, a través de Raquel Serradilla, recuerda que “el consumidor actual busca nuevas formas de comunicarse con las empresas, desde cualquier dispositivo que tenga a su alcance, en cualquier lugar y en cualquier momento”. Esto influirá en el devenir de 2018. Para triunfar, “las compañías deben ser capaces de adelantarse a ellos, para que en el momento en el que lleguen a un nuevo canal de contacto, ya puedan encontrar allí a su marca favorita, esperando para poder hablar con él”.

Altitude Software prevé unos meses en los que aumentará la penetración de las redes sociales como canal de soporte, lo que debería limitar las redirecciones de peticiones a otros medios. Asimismo, se incrementará el protagonismo de tecnologías como la inteligencia artificial, los chatbots y la automatización robótica por encima de los niveles actuales en la asistencia de voz y las soluciones web de autoservicio. Lo que caerán serán las soluciones de TI on premise, en favor de la nube. Y, al tratar datos de forma masiva, los contact centers serán vulnerables a los ataques de ciberdelincuencia.

La adaptación al móvil, la mejora de la usabilidad, la personalización o la autenticación biométrica son, de acuerdo con

Vector ITC Group, algunas de las tendencias que se contemplan en experiencia de usuario. “En 2018 las experiencias estarán diseñadas y enfocadas en el contenido”, destaca esta consultora, que apuesta por el minimalismo, una tipografía más grande e imágenes informativas en movimiento. “Internet cada vez es más visual y es importante concentrar esfuerzos en ese aspecto”, recalca Aldara Sánchez, técnica de UX en Vector ITC Group, “Google acabará recompensándolo”.

El diseño debería evolucionar hacia una estrategia con menos clics para ahorrar tiempo al usuario que se tiene que relacionar con él, hacia una navegación humanizada y adaptada a cada persona en concreto, hacia el acceso sin contraseña, hacia la omnicanalidad en un mundo que es multidispositivo y hacia el aprovechamiento de la realidad virtual.

Centrándose directamente en la parte del comercio electrónico, el comparador

idealo.es se muestra convencido de el número de tiendas online adaptadas a dispositivos móviles seguirá creciendo a lo largo de este año, en el que debería brillar el mCommerce. Al menos en España. De hecho, tres quintas partes de los españoles ya se identifican como compradores móviles. Junto al mCommerce despuntará el ePayment, que en nuestro país avanza hacia el 100 % de implantación.

Al igual que Vector ITC Group, idealo.es confía en la simplificación de los procesos de compra. Las adquisiciones “se harán ‘en un solo paso’”, dice, mediante el single page checkout. “Mientras que en 2015 había que seguir 4,7 pasos de media durante el proceso de checkout, en 2017 la media se ha situado en 2,7 pasos. Y parece que este proceso se reducirá cada vez más”. Otra cosa que se acelerará serán los envíos. “En primer lugar, predominarán los envíos en el mismo día de pedido (same day delivery)”, concreta idealo.es. “Además, los envíos serán cada vez más flexibles en cuanto a la recogida del pedido”, por el éxito de las entregas en taquilla, tienda o almacén.

Un año más, la campaña del Black Friday está destinada a batir récords de venta. En 2017, la subida del tráfico durante el conocido como Viernes Negro en idealo fue del 187 % y no se descarta que este fenómeno crezca en compradores por internet “de forma similar o, previsiblemente, aún mayor” cuando se celebre en 2018. En este sentido, se pronostica que “ahorrar seguirá siendo una prioridad”.

Packlink ratifica que el Black Friday será “fecha vital” para el incremento de las compras, y redondea sus propias previsiones para 2018 con más móvil, más ePayment, más smart consumer, más envíos en el día y mejor usabilidad.

Y esto no es todo, la industria tecnológica contempla el desarrollo de un 2018 movido en materia de seguridad. Silicon.es recopila las principales tendencias de seguridad en la segunda parte de este reportaje, que se publicará próximamente.

Source : http://www.silicon.es/a-fondo-arte-predecir-2018-i-2369014

A fondo. El arte de predecir: Esto es lo que dará de sí 2018 según los expertos [I]
Gestión clínica: de ciclón a calma chicha
El sector turístico se apunta a la tecnología para combatir la amenaza de plataformas como Airbnb
Comunicado sobre las charlas de la Conselleria de Sanitat sobre la reversión del Hospital de La Ribera
Hallado el cadáver de una bebé con un golpe en la cabeza en una planta de residuos de Granada
"El socialista extremeño", nueva publicación mensual de la formación
Acordado el calendario de exámenes para las oposiciones del Servicio Andaluz de Salud (SAS) con 25.500 plazas
Donald Trump, en caída libre
Viernes, 19 de Enero de 2018
Extremadura apunta que la negociación de la financiación autonómica lleva "mucho retraso" y pide "trabajar seriamente"