Montanier, El Ex De La Real Que Hizo Debutar A Dembélé

«Dembélé tiene mucha calidad, técnicamente es muy fuerte. Tiene la capacidad de chutar, driblar y tirar un saque de esquina con la pierna derecha o con la izquierda, algo poco habitual en el fútbol de alto nivel. Destaca por su alta velocidad, pero también por su gran resistencia. Puede repetir muchos esfuerzos durante un partido. Es un jugador de altísimo nivel con perfil similar a Neymar». Pocos como Philippe Montanier (Vernon, 1964) conocen mejor al que está llamado a ser una de las estrellas del fútbol mundial en los próximos años y que el domingo pisará Anoeta por primera vez en un partido revestido de enorme importancia para la Real tras patinar en Leganés.

El extécnico de la Real fue quien hizo debutar a Ousmane Dembélé (Vernon, 1997) en la Primera División de Francia hace dos años y poco, en noviembre de 2015, cuando dirigía al Rennes. «La Real va a tener trabajo para frenarle porque he visto pocos como él. Su carrera ha sido meteórica. Ha podido llegar tan rápido al Barcelona porque además de su calidad técnica tiene mucho carácter y personalidad. No se va a arrugar. Parece un jugador frágil por su físico, pero nada de eso», advierte.

Montanier trabaja ahora para la Federación Francesa de Fútbol desde que en enero del año pasado puso fin a su etapa en el Nottingham Forest, «un club en el que no hay dinero para hacer muchas cosas, pero en el que sus aficionados solo piensan en ascender a la Premier».

«La Real va a tener trabajo para frenar a Dembélé porque he visto pocos como él»

«Eusebio da coherencia a la Real, trabaja con los jóvenes y sigue la tradición y la filosofía del club»

Coordina las selecciones de Francia desde la Sub-16 a la Sub-20 y se encarga de la formación de los futuros entrenadores del país, además de tejer relaciones con otras federaciones. «No tengo tiempo para aburrirme», dice en un perfecto castellano.

Montanier llegó a la Real en el verano de 2011 procedente del Valenciennes, un equipo que practicaba un fútbol de posesión similar al Barcelona. Esta circunstancia fue lo que llevó a los rectores realistas a apostar por él, como después repitieron cuando se decantaron por Eusebio. El entrenador galo, también cuestionado por momentos, fue quien llevó a la Real a la cuarta plaza de la Liga, que dio derecho a jugar la previa de la Liga de Campeones.

Tras acabar la etapa en la Real en mayo de 2013, Montanier fichó por el Rennes, un club del que han salido jugadores como Sylvain Wiltord, Alexander Frei, Asamoah Gyan, Dominique Arribage, Yoann Gourcuff o Jocelyn Gourvenec, entre otros. «Pero Dembélé es distinto a cualquiera de esos jugadores. Tiene un talento extraordinario», puntualiza.

Oferta del Red Bull Salzburgo

Montanier se cruzó con Dembélé cuando cumplía su tercera temporada en el banquillo del Rennes, en la 2015/16. Un chaval de zancada rápida, ligero y con un gran cambio de ritmo trataba de abrirse paso en el primer equipo. «Era un momento difícil para él y para el club porque había una oferta del Red Bull Salzburgo encima de la mesa. Ousmane empezó la pretemporada con nosotros, estuvo tres meses sin jugar hasta que firmó su contrato y ya debutó conmigo en el primer equipo. No fueron más de cuatro o cinco meses juntos, pero tengo buen recuerdo de él».

Montanier resume en diez líneas lo que fue un culebrón en la prensa deportiva de Francia. El Salzburgo, rival de la Real en febrero en la Europa League, le hizo a Dembélé una gran oferta, superior a la de los dos clubes que pujaron por él en ese momento, Benfica y Manchester City. Pero al club francés solo le iban a corresponder 2,2 millones, una cantidad que consideró insuficiente. El delantero llegó a declarar que se quería marchar y su club reaccionó con una oferta de renovación que incluso rechazó: «Demasiado tarde, no me voy a quedar en un club que no confía al cien por cien en mí. No cambio de idea», dijo Dembélé.

El siguiente paso del jugador en rebeldía fue no presentarse al stage veraniego en Alemania del Rennes. Alegó una gastroenteritis, pero no coló. En octubre, tras este tira y afloja, la situación se arregló y firmó un contrato por tres temporadas.

Montanier le hizo debutar el 6 de noviembre de 2015 en el estadio Jean-Bouin del Angers. A partir de este momento se convirtió en casi indiscutible para el exentrenador de la Real, que, después de ser eliminado en la Copa por un equipo de Segunda, acabó siendo destituido dos meses después. En esa temporada 15/16, Dembélé se salió. Hizo su primer hat-trick al Nantes. Jugó 26 partidos en los que marcó doce goles y dio cinco asistencias. Fue elegido el mejor jugador joven de la liga francesa. Ni Benzema aglutinó esas cifras en su primera temporada en la Ligue 1, tampoco Hazard o Henry.

Tras ese año maravilloso en Ligue 1, fichó en 2016 por el Borussia Dortmund a cambio de 15 millones de euros. En la liga alemana sumó seis tantos y brindó otros trece. En la Liga de Campeones convirtió dos y ofreció otros seis. Ganó la Copa de Alemania, el primer título de su carrera, ante el Eintracht Francfort, final en la que contribuyó con el primer tanto (2-1). Y de ahí al Barcelona a cambio de 105 millones de euros más variables.

Apuesta por el técnico

Montanier recuerda que a Dembélé «se le veía hacer cosas distintas a cualquier otro jugador. Tiene algo que marca la diferencia: su capacidad de desequilibrio. Es descarado en el campo. Hay pocos como él. Y además le gusta combinar con sus compañeros. Es un jugador muy completo. Tiene un gran perfil. Su mentalidad es muy buena. Por eso creo que se puede esperar mucho de él porque tiene mucha determinación y perseverancia. Sabe muy bien lo que quiere. Los laterales de la Real van a tener que recibir muchas ayudas para impedir que pueda correr con espacios».

El extécnico realista ha podido ver «algunos» partidos de la Real por televisión. Sabe que la visita del Barcelona no llega en el mejor momento pero recuerda que la salida a Anoeta nunca es fácil para los azulgrana. «Es increíble las dificultades que tiene cada vez que juega en Anoeta. No hay otro club en el mundo que le haya ganado tantas veces. Es un equipazo, pero confío en la Real».

Habla maravillas de Eusebio con el que pudo charlar en su última visita a Anoeta en septiembre del año pasado en Anoeta. Sabe que no pasa por su mejor momento, pero confía plenamente en él. «Yo tampoco lo tuve fácil... (ríe). Eusebio da coherencia a la Real porque él está acostumbrado a trabajar y formar a los jóvenes siguiendo la tradición y la filosofía del club. Ahora pasa por un bache, tiene dificultades porque nunca es fácil compaginar la Liga con la UEFA para un club como la Real, que no tiene el potencial de Valencia o Sevilla. Hay que tener paciencia porque la progresión es buena. El sol volverá a salir».

Del Barcelona dice que Valverde tiene mucha culpa de su actual posición en la Liga. «Estoy contento por cómo le van las cosas porque las dos o tres veces que he podido estar con Valverde me ha dejado muy buena impresión. Me alegro por él. Es un buen entrenador. Pienso que ha hecho un buen trabajo con el Barça, al que no es fácil entrenar. Pero, lo siento por él: el domingo ganará la Real».

Source : http://real-sociedad.diariovasco.com/dembele-extraordinario-barca-20180112001234-ntvo.html

Montanier, el ex de la Real que hizo debutar a Dembélé
Eusebio: «Hay que recuperar la regularidad lo antes posible»
Miguel Gómez, el amigo jerezano de Victoria Federica con el que pasea por Madrid
Sin goleador, pero con el calor de la grada
El Atlético de Simeone: marcar, resistir y vencer
Un partido que vale doble para el Covirán Granada
El Partidazo de #0: Unicaja - Herbalife Gran Canaria
La portería del UCAM cambia de inquilinos para el tramo decisivo
Punto de oro para el Maracena ante el Jaén
La banda de TOMY